logo.8.png

Sabies què?

Els joves que experimenten un trastorn psicòtic no sempre són capaços d’entendre o estan disposats a parlar del que els està passant. Llegir més...

Notícies

Descobreixen noves regions genètiques relacionades amb l'esquizofrènia i el consum de cànnabis

14 de setembre de 2018

(Publicat a Diario Médico el 6 de setembre de 2018 per Miguel Ramudo)
Un estudi internacional revela 16 noves regions genètiques que predisposen al consum de cànnabis. Aquestes també estarien relacionades amb la base genètica de l'esquizofrènia.
¿Hay alguna predisposición genética en el consumo de cannabis? Para responder a esta cuestión se ha llevado a cabo el estudio más grande realizado hasta la fecha, con más de 184.000 pacientes de todo el mundo. Ahora sus resultados se han publicado en la revista Nature Neuroscience. En él han participado investigadores del Hospital Valle de Hebrón de Barcelona y ha servido para determinar 16 nuevas regiones genéticas que están relacionadas con la predisposición a este consumo. El trabajo abre la puerta a nuevas terapias individualizadas y sirve para desestigmatizar los problemas relacionados con esta sustancia.

“Uno de los aspectos importantes de este estudio es que muchas veces se piensa que hay un factor de voluntad detrás de los problemas derivados del consumo y abuso de cannabis. Ahora este trabajo viene a demostrar como hay individuos que son más vulnerables genéticamente a sufrirlo y nos ayuda a entender porque hay personas que tienen más riesgos que otras”, explica Josep Antoni Ramos-Quiroga, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Valle de Hebrón e investigador principal del grupo de Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones del Valle de Hebrón Instituto de Investigación (VHIR).
Riesgo aumentado

Este trabajo también ha servido para ver como buena parte de esta base genética que influye en un mayor riesgo de consumo de cannabis a lo largo de la vida está relacionada con la esquizofrenia. “Hasta un 24 por ciento de la base genética que predispone a consumir cannabis está compartida con la base genética de la esquizofrenia. El estudio indica que las personas que sufren de esta enfermedad mental presentan más riesgo de consumo” , según Marta Ribasés, investigadora principal del grupo de Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones del VHIR.así

Se explicaría por qué las personas que sufren de esquizofrenia pueden llegar a doblar o incluso triplicar el porcentaje normal de consumo de cannabis. “Ante un debate cada vez más generalizado sobre la posibilidad de legalizar este consumo, estudios como este son importantes para ver como hay gente con más posibilidades de sufrir enfermedades mentales o problemas de adicciones, y nos ofrecen la posibilidad de desarrollar nuevas herramientas terapéuticas para el futuro”, continua Ramos-Quiroga.

Hasta la fecha se habían llevado a cabo otros estudios que habían servido para determinar que el consumo de cannabis podía desencadenar la esquizofrenia. “Este estudio no sirve para desmentir esta hipótesis, pero si que establece la causalidad clara entre sufrir la esquizofrenia y tener una mayor predisposición al consumo. A partir de él se pueden ahora desarrollar mejores planes de prevención que tengan en cuenta estas poblaciones con más riesgo genético” añade Ribasés, mientras que Ramos-Quiroga puntualiza que  “lo que está demostrado es que aquellas personas que sufren de esquizofrenia, con el consumo de cannabis ven agravada su situación”.

Por ahora solo se han identificado regiones genéticas. Falta todavía trabajo de investigación que realizar pero en un futuro se podría llegar a identificar en concreto cuales son los genes que están implicados. “Ahora sabemos al menos donde tenemos que buscar en concreto. El siguiente paso será concretar cuáles son los genes. Algunos ya se conocen, porque se sabe su relación con otras adicciones como el tabaco y el alcohol. Una vez que se identifiquen será posible ver si están sobreexpresados o infraexpresados y pueden convertirse en nuevas dianas terapéuticas para tratamientos más individualizados”, continúa Ribasés.
Impulso para investigaciones sobre cannabis

Para Josep Antoni Ramos-Quiroga este trabajo también tiene una gran importancia para dar un impulso a las investigaciones que sirvan para desarrollar tratamientos para el consumo de cannabis. “Hasta la fecha tenemos tratamientos para el consumo de nicotina o de alcohol, pero no hay muchos para el cannabis. Ahora que sabemos que hay una base genética detrás, es posible que podamos desarrollar tratamientos más específicos. Es importante individualizar y tratar a cada paciente de una forma diferente según sus características”.

Y es que aunque se han llegado a identificar estas 16 nuevas regiones genéticas, no todos los pacientes las presentaban todas sino que existía una gran variabilidad. “Ahora nos queda seguir trabajando para ver cuales son más determinantes y como interaccionan entre ellas” finaliza Ribasés.

Per a accedir a la notícia: aquí

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació