logo.5.png

¿Sabías qué?

La palabra psicosis se utiliza generalmente para describir un conjunto de alteraciones mentales y emocionales que afectan la percepción de la persona y su contacto con la realidad. Leer más...

Noticias

¿Cómo afectan los trastornos mentales a los adolescentes?

16 de Octubre de 2020

(Publicado en La Vanguardia, 9 d'octubre de 2020 per Laia Ros)
La depresión es una de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre adolescentes a nivel mundial
La adolescencia es la etapa de nuestras vidas que normalmente se alarga desde los 10 a los 19 años. Es en ese momento que cada uno empieza a desarrollar sus opiniones, a formarse su opinión del mundo y a entender su complejidad.

En esta etapa tan intensa es fácil sentirse abrumado por nuevas emociones. Se experimentan grandes cambios físicos, emocionales y sociales, y las características individuales de la genética de cada uno, incluídas aquellas que aumentan las probabilidades de sufrir un trastorno mental, empiezan a mostrarse.

Además, muchos adolescentes se ven expuestos a situaciones que les marcarán de por vida, como puede ser la pobreza, el abuso o la violencia física y psicológica. Todos ellos podrían ser detonantes que les llevasen a desarrollar problemas de salud mental.


La depresión y la ansiedad, muy presentes en la adolescencia

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos años son clave a la hora de determinar si una persona sufrirá problemas psicológicos a lo largo de su vida. La mitad de la población que desarrollará un trastorno mental mostrará síntomas antes de los 14 años.

La organización también calcula que entre el 10% y el 20% de los adolescentes del mundo sufren un trastorno mental, aunque no se diagnostican ni se tratan de forma adecuada.

La depresión es uno de los trastornos emocionales más comunes entre la población general y, por lo tanto, también entre los adolescentes. Es la cuarta causa de discapacidad entre jóvenes de 15 a 19 años, y puede afectar a las relaciones personales y al rendimiento académico.

En casos graves, puede conducir al suicidio. Según la OMS, el suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años, y la tercera en jóvenes de 15 a 19. Se calcula que el 90% de los adolescentes vive en países de ingresos bajos o medianos, y más del 90% de los suicidios de adolescentes tienen lugar en estos países.

Los trastornos del comportamiento, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, son la segunda causa de enfermedad entre chicos y chicas de 10 a 14 años, y la undécima entre jóvenes de 15 a 19.

Los trastornos de la conducta alimentaria también aparecen habitualmente en la adolescencia. Son más comunes en mujeres que en hombres, debido a muchos casos a los roles de género impuestos por la sociedad.

Los síntomas de la psicosis, un trastorno que causa que la persona pierda el contacto con la realidad, acostumbran a mostrarse a finales de la adolescencia. La persona que la sufre acostumbra a tener alucinaciones o delirios.

Además, el uso de drogas o alcohol también acostumbra a empezar durante la adolescencia. Su consumo puede suponer un factor de riesgo a la hora de desarrollar trastornos.


¿Cómo cuidar la salud mental?

La combinación de factores genéticos y vivencias traumáticas puede conducir a una persona a desarrollar un trastorno mental, y cuantos más factores de riesgo reúna una persona, más probabilidades tendrá de sufrir uno o varios.

La OMS destaca algunas situaciones que pueden generar estrés y facilitar la aparición de enfermedades mentales en adolescentes, como la presión por encajar en un grupo de compañeros, el estar expuesto a acoso físico o a través de las nuevas tecnologías, las imposiciones de género, los prejuicios que puedan sufrir las personas del colectivo LGTBIQ+, vivir en un lugar en el que hay inestabilidad o en el que se presta ayuda humanitaria, o ser víctima de matrimonio precoz y forzado. Padecer enfermedades crónicas, sufrir un trastorno del espectro autista o tener discapacidad intelectual también serían factores de riesgo.

Para promover una mejor salud mental entre adolescentes, la OMS recomienda algunas pautas que pueden ser de ayuda para cualquier persona. Por ejemplo, ayudar a la persona a vivir en entornos estables, sin violencia. Según expertos, tener relaciones sociales estables y adecuadas, tener tiempo para descansar, dormir suficiente, comer de forma saludable y hacer ejercicio también ayudan a cuidar de la salud mental.

Poder diagnosticar a tiempo y tener recursos para ayudar a los jóvenes que padecen este tipo de trastornos es crucial para que puedan tener una vida saludable. Las enfermedades mentales que se desarrollan durante la adolescencia y no se tratan pueden llegar a empeorar con el paso de los años y afectar la calidad de vida de las personas que las sufren.

Para más información: aquí

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació