logo.3.png

Sabies què?

El preservatiu és l’únic mètode eficaç per evitar les malalties de transmissió sexual, el VIH i l’embaràs no desitjat. Llegir més...

Notícies

L'Open dels Estats Units prepara iniciatives de salut mental per als esportistes

02 de setembre de 2021

(Publicat a La Vanguardia, 28 agost 2021 per Candy Rodó)
Naomi Osaka torna a un gran torneig després d'abandonar el Roland Garros i absentar-se de Wimbledon per motius de bloqueig mental
El último Grand Slam del año entra en acción este lunes en Nueva York. Después de haberse disputado sin público en 2020, el Open estadounidense abre sus puertas a los espectadores de forma total, convirtiéndose así en el primero de los grandes poscovid con público al 100%, algo muy apreciado no solo por los afortunados aficionados que tienen ya sus entradas, sino también por los jugadores.

“Es genial que el público llene las gradas otra vez”, aseguraba el número 2 del mundo, Daniil Medvedev. “Lo más importante de jugar con público es que te pueden ayudar a cambiar el partido. A no ser que juegues con Rafa, Roger o Novak, cuando vas perdiendo el público se pone de tu lado. Sin público solo tú puedes dar la vuelta”.

Pero aunque los aficionados llenen las gradas, muchas de las estrellas de la raqueta no van a llenar el cuadro de participantes. Rafa Nadal y Roger Federer fueron de los primeros en darse de baja del torneo, que tampoco contará con el defensor del título, Dominic Thiem, ni con Serena Williams, que vuelve a ver truncado su sueño de igualar el récord de 24 títulos de Grand Slam de Margaret Court. Tampoco estará en las pistas de Flushing Sofia Kenin, la finalista de Roland Garros de este año, que dio positivo por la covid a pesar de estar vacunada. Las ausencias en el cuadro masculino le ponen el camino un poquito más fácil al número uno mundial, Novak Djokovic, que persigue la historia: 21 títulos de Grand Slam. La victoria en este torneo además le daría el Grand Slam en el mismo año, algo que nadie ha hecho desde que Steffi Graff lo consiguiera y además con medalla de oro olímpica en 1988. Con su última victoria en Wimbledon el serbio está igualado a 20 títulos con Federer y Nadal.

Quien sí estará en Nueva York es la defensora del título femenino, Naomi Osaka, que vuelve a la competición de los grandes torneos después de haberse saltado Roland Garros y Wimbledon por motivos de bloqueo mental.

“Tener público cerca va a ser muy emocionante”, decía la japonesa, aunque asegura que sentirá la presión de la multitud. “No sé cómo describirlo, pero para mí es difícil sentir que la gente me observa. Tengo que superar cómo me ve la gente, porque eso siempre me pone nerviosa”. La concentración que competir a alto nivel exige no es nada nuevo, pero la pandemia ha puesto aún más en evidencia que la atención a la mente es también importante. Por todo ello, la organización del torneo ha decidido poner en práctica unas iniciativas de salud mental para ayudar a los tenistas a lidiar con la presión de la competición, entre las que se incluyen el acceso a servicios de salud mental durante la duración del torneo, la disponibilidad de áreas de recuperación y habitaciones de relajación y silencio tanto en el complejo tenístico como en los hoteles de los jugadores.

“Saber que puedo contar con alguien en cualquier momento, por ejemplo cuando no puedo dormir, es muy beneficioso”, aseguraba Aryna Sabalenka, la actual número 2 del mundo, que lleva cuatro años trabajando con una psicóloga deportiva. “Mis conversaciones con los psicólogos me ayudan a poner el centro de atención en lo que importa, en mí, en vez de en todo lo que pasa a mi alrededor”.

Per a més informació: aquí

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació